Por el tamaño de los archivos de revista, a todo color y con muchas páginas, es recomendable que al guardar una revista en tu biblioteca te la descargues cuando estés en un lugar con red WiFi, para poder leerla después si quieres de manera offline.

Si no tienes datos o prefieres no consumirlos, te recomendamos hacerlo cuando dispongas de conexión WiFi.